Guía definitiva para tener un home office productivo

 

El estado de excepción en el que estamos, por el coronavirus y la COVID-19, ha orillado a muchas empresas a conceder y apoyarse en el modelo de trabajo a distancia, conocido como home office

A pesar de ser una modalidad que tiene varios años de ser adoptada en el país, hay muchas empresas que no lo han implementado y por lo tanto no está arraigada en su cultura laboral, por eso hoy, en Andares Corporativos, preparamos una nota para ayudarte a que la productividad de tu empresa no se detenga a pesar de la cuarentena.

Adapta tu rutina

La cuarentena puede ser complicada para las personas que ya tienen organizado su día a día, por eso, una buena manera de seguir siendo productivo es adaptar tu rutina con las actividades que puedes hacer.

Comienza con los básicos:

1.- Despiértate a la misma hora.

2.- Prepárate como si fueras a la oficina.

3.- Conéctate a la misma hora de tus compañeros.

Prepara un espacio para trabajar

En el estudio, en el comedor o en la sala. No importa dónde decidas trabajar, lo importante es que respetes ese espacio para que aprendas a separar cuando estás trabajando y cuando no. 

Para que sea más sencillo definir este espacio, elige un lugar con buena iluminación, una silla cómoda, un escritorio funcional y en el que tengas tus herramientas de trabajo a la mano.

Organiza tu trabajo

Para comenzar un día productivo debes saber qué es lo que tienes que hacer. Una buena manera es enlistar tus pendientes, junto con el nivel de prioridades y el tiempo aproximado que te llevará terminarlos. 

También es recomendable que compartas esta información con las personas con las que estás envueltas en cada proceso, así podrás asegurarte que todos conocen las prioridades y los tiempos de entrega.

Respeta tus tiempos

Al estar en casa es muy tentador despertarte tarde, distraerte con la consola o platicar con tu familia. Al principio es complicado lidiar con los tiempos y hacer entender a las personas que te acompañan que estás trabajando. 

Habla con ellos y explícales que, a pesar que estés en casa, no estás vacacionando y que solo cuando hayas terminado tu horario y tus pendientes, podrás ayudarlos a solucionar problemas, tener una charla o compartir un café.

Sácale el jugo a tu espacio

Al no estar en tu oficina hay muchas distracciones que se van a ir, vas a dejar de escuchar el teléfono sonando o la conversación del compañero de al lado, no habrá tanto movimiento y evitarás juntas exprés que podrían desconcentrarte. Sin embargo, este nuevo espacio también traerá nuevas maneras de dispersarte, por eso, cuídate de tu cómodo sofá, de tu celular, de tu mascota, etc. 

Termina tu día laboral

Cierra tu rutina. Los pendientes no se van a terminar a la hora de tu salida; además, si sigues trabajando podrías dedicarle toda la noche y el hecho es que no por alargar tu jornada vas a ser más productivo. Además, tomar una pausa es importante para el día que viene.

Otra cosa que debes considerar es organizar y acomodar tus herramientas en una vez que hayas terminado, para que el día siguiente sea mucho más sencillo comenzar. 

 

Danos «Me gusta» @AndaresCorporativos

Síguenos: @AndaresCorporativos

Contáctanos: Andares Corporativos

Regresar